La prosperidad que es según el evangelio?

Esta lectura me pareció muy interesante, recomiendo que hagan lo propio y que consulten con la Palabra, Dios me los bendiga, la lección la extraje de Lifeway Liderazgo en español

¡Cristo no vino para que seas rico!
por lifewayliderzgo
Una comprensión bíblica de la prosperidad económica.

Carlos Contreras

“¡Dios quiere que seas rico!”. De seguro oíste esta expresión. Quizás hasta has visto este versículo usado para explicar y justificar que la muerte de Cristo garantiza prosperidad económica. Y es que este es un clásico ejemplo de un versículo que es tomado para injertarle un significado que no le corresponde. La Biblia contiene lo que en realidad necesitamos, pero es ella misma la que nos lo revela, la que discierne nuestras almas y nos confronta con la verdad. Debemos venir a la Biblia para que sea ella la que nos hable, no para darle expresión a nuestras propias ideas o invenciones.

Este texto de 2 Corintios se usa mucho para promover el mal llamado “Evangelio de la Prosperidad”. Digo mal llamado porque no es en verdad un evangelio. No son buenas noticias. Es una terrible distorsión del evangelio de Jesucristo, una deformación del asombroso mensaje de que Jesús vino a morir por nosotros para darnos vida en y con Él por toda la eternidad. Este “evangelio” rebaja esas buenas nuevas al cambiar el objetivo de la muerte de Jesucristo; ya no para llevarnos a Dios, sino para que tengamos una vida de prosperidad y holgura en este mundo. El verdadero evangelio nos anuncia que Cristo murió para darnos de Su vida abundante y para que la disfrutemos con Él por la eternidad. El falso evangelio te dice que debes buscar una vida “buena” en el aquí y el ahora, gozando de las riquezas de este mundo.

Si leemos el contexto del pasaje nos daremos cuenta de cuál es la razón de este versículo. Este fragmento es un paréntesis en un argumento de Pablo para con la iglesia en Corinto, llamándolos a que sean liberales y fieles en su promesa de dar de sus bienes materiales para aliviar la necesidad de la empobrecida iglesia en Jerusalén. El autor toma como ejemplo el sacrificio de nuestro Señor Jesucristo para demostrar que, si Él estuvo dispuesto a empobrecerse, los corintios, así como las iglesias de Macedonia (2 Cor. 8:2-3), también deberían estar dispuestos a dar con una riqueza de liberalidad. Todo el capítulo 8 de 2 Corintios no apunta a que Cristo murió para que los cristianos tengan más posesiones, sino para que den de lo que ya tienen.

Jesús vino para ofrecer verdaderas riquezas espirituales. Vino para ofrecer riquezas de bondad, paciencia y compasión para aquellos que merecían Su justo juicio y condenación (Rom. 2:4). Vino para llamarnos a recibir de las riquezas de la gloria de Su herencia en los santos (Ef. 1:18), y a que vivamos por Su bondad manifestando continuamente evidencia de las sobreabundantes riquezas de Su gracia para con nosotros, Sus amados (Ef. 2:7). Son esas riquezas de Su gloria las que nos llenan de gozo inefable (1 Ped. 1:8) y nos fortalecen con Su poder en nuestro ser. ¿Qué mayor riqueza pudo haber mostrado Dios para con nosotros en que siendo aún pecadores seamos ahora llamados Hijos de Dios? (1 Jn. 3:1).

Este pasaje en 2 Corintios es un hermoso recordatorio de la magnanimidad del evangelio de Jesucristo. Es ese testimonio el que nos debe llamar de continuo a la liberalidad, a dar a otros de gracia de lo que por gracia hemos recibido. Pero también nos muestra que la Biblia nos llama específicamente a buscar de manera específica, no la riqueza material, sino la riqueza espiritual. Somos llamados a ser ricos en Cristo. A buscar la riqueza que procede de una verdadera y profunda comprensión en el conocimiento de la persona de Cristo (Col. 2:2). Él es, a fin de cuentas, nuestra máxima riqueza. Él es nuestro absoluto tesoro.

Un fragmento del libro Textos fuera de contexto (B&H Español)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s